¡Ha llegado esa época del año en la que nuestros hijos empiezan a comportarse como
auténticos angelitos para recibir su premio por ‘’haberse portado bien durante todo el año’’!
Pero lo cierto es que esto no es la realidad de nuestro día a día. ¡Seguro que si tienes algún
hijo, sobrino o nieto lo sabrás!

Seguro que has notado que, en el mes de diciembre, se respira cierta paz en tu hogar que
durante el resto del año no tenías. Esto es porque, en este mes, los niños recuerdan que Papá
Noel y los Reyes Magos lo ven todo y quieren reparar todas las trastadas que han ido
haciendo.

¿Quieres darles un pequeño escarmiento? ¡Aquí tienes unas ideas de regalos para hacerles una
pequeña broma!

Carbón dulce.

La broma de regalar carbón dulce a los más pequeños de la casa es una de las más divertidas y,
por eso, lleva haciéndose tantísimos años.

Durante todo el año amenazamos a nuestros hijos con que les van a traer carbón si no se
portan bien… ¡Pues lo tendrán, pero en su versión más dulce!

Caja de móvil llena de cualquier otra cosa.

¿Tus hijos son los típicos Navidad tras Navidad piden un iPhone, aunque sepan que nunca se lo
traerán? ¡Gástale una buena broma!

Coge una caja de iPhone y rellénala de caramelos o de cualquier otro objeto que no sea este
teléfono.

Verduras.

¿A que los peques de la casa en el mes de diciembre se comen todas las verduras del plato sin
rechistar? ¡Como durante ese último mes parecía que le encantaban seguro que este regalo les
hará mucha ilusión!

Caja de pilas. (no incluye el juguete).

La gran mayoría de juguetes que llevan pilas no las traen incluidas y, nos encontramos con la
sorpresa de que nuestros hijos no pueden usarlos hasta que no compremos las pilas.

¡Regala un paquete de pilas con una nota en la que pongan que no incluyen el juguete!

Sartén.

¿A tus niños les encanta el pádel? ¡Hazles creer que les vas a regalar una pala nueva y regálales
una sartén!