El marketing viene evolucionando a lo largo del tiempo de una manera exponencial. Pero si hay un canal que ha progresado durante décadas ese es el Email Marketing. Muchos clientes rechazan este método porque parece spam, pero lo único cierto es que, si se utiliza para los negocios de la manera correcta, funciona y tiene un ROI espectacular.

El principal problema surgió cuando todas las empresas se sumaron a la era del Email Marketing, creando campañas de forma abusiva, irresponsable y con poco valor. Entonces era muy común escuchar aquel mito de que ya no le quedaba vida a esta forma de marketing. Pero no es así, está más viva que nunca. Hay que llevar una buena ejecución, una analítica programada y una segmentación adaptada a tu negocio.



¿Cómo hacer una buena campaña de Email Marketing?

¡Personaliza hasta el último detalle!

Uno de los trucos para que tu cliente abra tu email es ver escrito su nombre al comienzo del asunto del mensaje. Es una táctica que pocas veces suele fallar. De esta manera, habrás llamado la atención del usuario y habrás ganado terreno en cuanto a confianza se refiere.

Segmentar o morir

Las campañas que están segmentadas generan casi un 800% más de beneficios que las normales, según un estudio de Campaign Monitor. Pero… ¿Qué es eso de segmentar? Se trata de enviar una determinada acción o campaña a aquellos usuarios que están interesados en ese producto, que han visitado tu web, que se han dejado el producto en el carrito, etc. ¿Cómo? Una de las posibilidades que más te gustará es la de crear varias listas separadas por intereses, o bien por personas que abrieron tus últimas campañas o las que no. Según Mailchimp las campañas con mejor segmentación traen consigo un 14% de aperturas y un 100,95% más de clics.


Fideliza a tus clientes

Gracias esta técnica relacionada con la segmentación y llamada lead nurturing, podemos establecer relaciones con los usuarios para conseguir una futura conversión de manera más sencilla. Los pasos son sencillos, si un usuario ha estado navegando por la carta de tu restaurante (por ejemplo) colgada en tu web, ha mostrado interés en el restaurante y su producto, por lo tanto, está interesado en ir a comer.

¡Ojo con las tasas!

Analizar lo que hemos obtenido de las campañas es imprescindible para sembrar el camino. Es importante que conozcas conceptos como: tasa de apertura, CTR, correos rebotados, etc.

¿Es importante la hora?

Aquí es cuando llegamos a uno de los debates más cuestionables. Es imprescindible que sepas qué día y qué hora es el mejor momento para enviarlo. La mayoría de estudios aseguran que, a partir de las 9 de la mañana y a partir de las 8 de la tarde, son las mejores horas. Pero, claro, todo depende del tipo de negocio y producto.

También te puede interesar